Whatsapp BabyKeeper

Seguro incluso durmiendo boca abajo

Babykeeper es el colchón de cuna más seguro para tu bebé, incluso cuando duerme boca abajo.

Dormir boca arriba y jugar boca abajo, higiene del sueño para un bebé sano.

La campaña “Dormir boca arriba, jugar boca abajo” fue iniciada en los años noventa por la Academia Americana de Pediatría, consiguiendo de manera casi inmediata una reducción de más de la mitad de casos de muerte súbita en lactantes. Desde entonces, todas las guías internacionales recomiendan poner a dormir a los bebés sobre su espalda en sus primeros meses de vida, ya que esta posición reduce el riesgo de asfixia y, por tanto, de muerte súbita.

Los bebés no se atragantan con el vómito o los mocos durmiendo boca arriba, un fuerte reflejo por instinto los protege.

Tenemos la costumbre de pensar que los bebés están más seguros al dormir boca abajo, pues suponemos que, si vomitan o regurgitan en esta postura, no se ahogan con los fluidos. No obstante, multitud de estudios científicos y médicos han demostrado que los bebés tienen un reflejo propio e instintivo lo suficientemente fuerte como para ladear la cabecita y expulsar el vómito, reflujo o mucosidad que pueda aparecer mientras duermen boca arriba.

El núcleo Erma® del colchón Babykeeper y su funda, están diseñados con el objetivo de no ofrecer la más mínima resistencia al paso del aire. De esta forma, la asfixia por dormir boca abajo deja de ser un riesgo.

En cambio, lo que no tienen los bebés es la fuerza suficiente para apartar de su carita cualquier elemento que obstruya sus vías respiratorias. Durante los primeros meses de vida, si una mantita, la sábana, un peluche, o el propio colchón cuando duermen boca abajo, les impide respirar, no tienen ningún mecanismo de ayuda contra ello. El bebé luchará por inhalar a través de estos objetos que no dejan pasar el aire necesario, pero, agotado por el esfuerzo, puede llegar a dejar de respirar por fatiga.

Dormir boca arriba y jugar boca abajo, higiene del sueño para un bebé sano.

Pese a que lo más recomendable es que los bebés descansen boca arriba,no siempre podemos controlar la postura en la que duermen. Esta dificultad crece sobre todo a partir del tercer o cuarto mes, cuando los bebés son capaces de voltearse y decidir por sí mismos en qué posición quieren descansar. Como todas las propiedades de Babykeeper, su permeabilidad al aire está medida científicamente. Los estudios en laboratorio midieron un 97% de permeabilidad al aire, frente al 3% que otros materiales como las espumas visco elásticas, el látex o el HR mostraban en el mejor de los casos. Con una permeabilidad que permite el paso del aire a través del colchón casi en su totalidad, nos aseguramos de que, en caso de volteo, tu bebé pueda seguir respirando sin dificultad incluso a través del colchón.