El sueño de tu bebé durante los meses de verano Babykeeper

7 junio 2016
El verano está a la vuelta de la esquina y durante esta época del año es importante extremar las precauciones con tu bebé, tanto dentro como fuera de casa ya que los bebés son más sensibles que los adultos a las altas temperaturas y al sol. Al igual que a los adultos, a los bebés también les cuesta conciliar el sueño con el calor. La parte del cerebro que regula el sueño funciona mejor a una temperatura de 19 a 21 grados. A una temperatura inferior o superior, el sueño se interrumpe con más frecuencia y es menos reparador. Además, otro de los factores que podría afectar al sueño de tu bebé durante los meses de verano son los cambios de rutina en los meses de vacaciones, por ello, debemos intentar mantener los horarios en la medida de lo posible.  Recomendamos a los papás que mantengan bien hidratados a los más pequeños de la casa así como resguardarles del calor y evitar las exposiciones al sol y abrigarles en exceso. Toma nota de estos consejos y disfruta al máximo con tu bebé de esta temporada tan divertida para pasar en familia. Generalmente, cuando hace mucho calor, en muchos hogares solemos recurrir al aire acondicionado. Para los bebés, esta no sería la mejor opción. Lo más aconsejable será encender el aire acondicionado unos minutos antes para refrescar la habitación del pequeño y apagarlo mientras el bebé esté acostado pues el aire reseca las mucosas y puede complicar la respiración. Tanto si utilizamos el aire acondicionado como si abrimos las ventanas, es importante tener en cuenta ciertas cuestiones. En primer lugar, ambas opciones pueden provocar corrientes por lo que conviene colocar la cuna a salvo de estas. Otra alternativa sería el uso de ventiladores, en este caso, si el ventilador es de techo, podemos airear la habitación antes de acostar al bebé. Si dejamos el ventilador encendido mientras el bebé duerme en el dormitorio, dejaremos el aparato a la mínima velocidad. Los bebés son muy sensibles a los cambios de temperatura por lo que debemos intentar mantener la misma entre 18 y 22 grados. En cuanto a la ropa, será suficiente vestir al bebé con un body de un material transpirable y natural como, por ejemplo, el algodón. Otro de los aspectos a tener en cuenta sería comprobar que el pijama del bebé no lleva botones en el lado sobre el que reposa y que las costuras interiores son planas. Para evitar que los mosquitos interrumpan el sueño de los bebés, se recomienda el uso de una mosquitera para cubrir la cuna. Durante los primeros meses no se recomiendan la mayoría de repelentes que se aplican en la piel. Los dispositivos que se enchufan para alejar a los insectos sí son aptos aunque hay que encenderlos unas horas antes y desenchufarlos una vez el bebé esté en la habitación. Crédito Imagen: Pinterest