Preparar la habitación para que tu bebé duerma bien

Descanso
General
2021 M02 11

Una de las cosas que más ilusión nos suele hacer ante la llegada de nuestro recién nacido es preparar la habitación del bebé. Por otro lado también es un tema que suele traernos de cabeza: ¿Qué necesito realmente? ¿Qué debo tener en cuenta a la hora de decorar y escoger los muebles? Desiré de Duerme Feliz nos da algunas pautas para preparar la habitación para que tu bebé duerma bien.


Desiré Capataz
duermefeliz.net
Consultora de Sueño Infantil
Formada en Sueño Infantil con IPHI y CESI


¿Cuándo empezar a preparar la habitación del bebé?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, según las últimas recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría, es necesario que el bebé duerma en la habitación familiar durante mínimo los primeros 6 meses de vida y a ser posible durante el primer año, para evitar el riesgo de muerte súbita. Por lo tanto, montar la habitación del bebé no es algo que corra prisa. A partir de dicha edad podremos pasar al bebé a su propia habitación cuando así lo sintamos necesario como familia. No hay una edad buena o mala para ello, simplemente aquel momento que más cómodos nos haga sentir. 

Pero sí hay muchas cosas que vale la pena tener en cuenta de cara a organizar la llegada del bebé y para que la habitación sea todo lo cómoda y segura posible, ofreciendo un ambiente armonizado y apropiado para el descanso.

¿Cómo decorar la habitación de tu bebé?

  • Será importante escoger bien la decoración de la habitación para generar un equilibrio y energía positiva en el bebé. Los tonos deben ser claros para que la habitación se vea espaciosa e iluminada. Los colores más relajantes son el azul y el verde, aunque siempre que sean tonos pálidos dará sensación de calidez y calma. 
  • También es necesario pensar en no recargar el dormitorio de elementos y mantener la habitación ordenada y libre de demasiados estímulos ya que las habitaciones demasiado llenas o desordenadas generan malestar y cargan emocionalmente. 

La cuna

  • Escoger una cuna hecha de elementos naturales es una muy buena opción.
  • Al principio será importante que el bebé duerma en una minucuna ya que un espacio demasiado grande no le aportará seguridad y confianza.
  • A ser posible procurar escoger cunas con el cabezal liso (sin barrotes) ya que los bebés tienen tendencia a buscar las esquinas simulando el útero materno y unos barrotes podrían ser incómodos. 
  • Sería ideal que la cuna esté situada en una esquina de la habitación, ya que ayudará al bebe a sentirse más protegido. También suele ser conveniente que la cuna esté situada de tal manera que desde allí pueda ver la puerta de entrada siempre y cuando la habitación nos lo permita. 
  • Escojamos un colchón seguro a la vez que confortable. El colchón para un bebé debe ser sobre todo firme para evitar el riesgo de muerte súbita. El colchón de cuna BabyKeeper puede aportarnos todo ello. 
  • Será necesario evitar colocar cojines en la cuna para prevenir posibles riesgos.
  • Yo soy partidaria también de evitar cualquier tipo de ropa de cama y tapar al bebé con pijamas-manta en vez de con colchas o mantas. Evitamos riesgos innecesarios y además nos aseguramos de que el bebé no pueda destaparse y por lo tanto se despierte por frío.
preparar habitación bebe

Preparar la habitación para que tu bebé duerma bien: el ambiente

  • La temperatura de la habitación debe rondar siempre los 19-21º. Siempre dormimos y descansamos mejor en un ambiente fresco que en un ambiente demasiado caluroso. 
  • No olvidemos de ventilar bien la habitación diariamente
  • Cuidemos mucho también la iluminación de la habitación, buscando luz natural mientras está despierto y luces cálidas  (amarillas o naranjas) en el momento de acostar al bebé. Una lámpara de sal, por ejemplo, puede ser una buena idea. 
  • Evita los aparatos electrónicos en la medida de lo posible. 

¿Qué poner en la habitación del bebé?

  • Un cambiador que usemos por rutina siempre que tengamos que cambiar pañales o ropa al bebé. Nos resultará cómodo, porque estará a nuestra altura y al bebé le generará confianza saber que siempre ocurre del mismo modo y en el mismo sitio. 
  • Un sillón para amamantar al bebé puede ser también un buen recurso muchas veces, sobre todo cuando estamos más cómodas ofreciendo el pecho o el biberón sentadas/os. 
  • Una luz cálida para ofrecer las tomas nocturnas sin alterar demasiado al bebé. 
  • Evitar tener los juguetes a su alcance dentro de la habitación.

Ya sea en su propia habitación o en la vuestra, todos estos consejos pueden seros útiles en el momento de preparar la habitación para que tu bebé duerma bien.