Whatsapp BabyKeeper

¿Qué es la piel atópica y cuáles son sus síntomas?

General
2020 M05 21

Los casos de dermatitis atópica se han duplicado, incluso triplicado, en los últimos años en los países occidentales según explican los expertos. Conocida como piel atópica, es una enfermedad que, aunque se puede desarrollar a cualquier edad, el 85% de los pacientes tiene menos de cinco años. Pero, ¿qué es la piel atópica y cuáles son sus síntomas?

¿Qué es la piel atópica y cuáles son sus síntomas?

Lo primero que debemos saber es en qué consiste la dermatitis atópica. Es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que aparece, principalmente en la infancia y en niños con historia familiar de alergia o atopia. La piel atópica provoca sequedad, picazón, hinchazón y enrojecimiento continuos. Se puede dar a cualquier edad, sin embargo, el 85% de los casos se diagnostican antes de los cinco años. La piel de aquellos que sufren esta enfermedad, carece de ciertas proteínas que mantienen la barrera protectora contra el agua.

Los dermatólogos han definido tres categorías para evaluar esta enfermedad de la piel. Leve, moderada y grave, según la intensidad, el tipo de síntomas y el impacto en la calidad de vida. Cabe señalar que, principalmente, en el bebé los eczemas se localizan en la cara y cabeza, mientras que en niños más mayores aparecen en zonas de pliegues (codo y rodilla). Existen otras localizaciones menos frecuentes como la palmo-plantar, el eczema del pezón (típico en los adolescentes) o el eczema de los labios.

¿Cuáles son sus causas?

Entre las principales causas que señalan los investigadores está la predisposición genética. Sin embargo, existen factores ambientales, alérgicos, alimenticios, incluso algunas prendas de ropa que pueden desencadenarla.

Entre los factores que pueden empeorar los síntomas están las alergias al polen, polvo, animales; los resfriados; el aire seco; el contacto con materiales ásperos; el estrés emocional; los cambios bruscos de temperatura; los perfumes; determinadas cremas o jabones o, simplemente, el hecho de mantener un frecuente contacto con el agua (buen por baños o por practicar la natación).

Entre los consejos que se pueden aplicar para mejorar la piel atópica pueden ser darse duchas cortas; utilizar jabón de avena o con pH ácido (5,5-6); hidratar la piel frecuentemente; evitar rascarse (a pesar de que con ello se alivie el picor); evitar las temperaturas extremas; evitar ponerse tejidos sintéticos o lana, los expertos señalan que es mejor optar por fibras como el algodón y lavar la ropa tras su compra para eliminar todos los residuos que pueda tener.

El colchón de nuestro bebé también puede ayudar a prevenir o mitigar las causas. En el mercado podemos encontrar el colchón de cuna BabyKeeper® que cuenta con un innovador tejido tecnológico en su funda, ya que está tratada con probióticos. Según los expertos esta es la manera más inteligente de ahuyentar a las bacterias no deseadas del entorno del bebé mientras duerme. Este tratamiento inhibe, entre otras muchas bacterias, el Estafilococo Aureus , responsable de las infecciones de la piel en bebés con piel atópica o dermatitis atópica.

Además, los expertos también recomiendan para evitar este tipo de afecciones mantener una dieta sana y equilibrada unido a un estilo de vida saludable.

Y tú, ¿cómo cuidas la piel de tu bebé?