Colchón de cuna

El momento en el que necesitamos el mejor colchón, es en los primeros meses de vida

El sueño es una fase clave en el desarrollo del bebé durante los primeros meses de vida. Su cerebro, sistema nervioso central, pulmones y sistema termorregulador todavía no están plenamente desarrollados y son muy sensibles al ambiente. Durante esta etapa, en la que el bebé va a pasar hasta un 70% de su vida durmiendo, es clave que se encuentre en un entorno seguro para su descanso.

Guiados por pediatras, matronas, especialistas del sueño y neurólogos infantiles, hemos dedicado cinco años de investigación en hospitales y centros tecnológicos con bebés reales y maniquís. Nuestro objetivo: poner los últimos avances en ciencia y tecnología al cuidado de tu bebé, con la creación del mejor colchón de cuna del mercado.

El primer colchón de cuna certificado como Producto Sanitario

Por su contribución a la salud y el descanso de tu bebé, la Agencia Española del Medicamento ha otorgado a BabyKeeper® la certificación de Producto Sanitario. Este certificado garantiza que durante toda su cadena de producción el producto está sometido a una trazabilidad de proceso y componentes, que le otorgan garantías de veracidad y calidad únicas. La investigación y el desarrollo de BabyKeeper® ha sido llevado a cabo por el Instituto Europeo de Calidad del Sueño – ESCI (European Sleep Care Institute).

Un colchón para bebés libre sustancia nocivas

El delicado cuerpo de un bebé es tremendamente sensible a los factores ambientales, especialmente en el recién nacido. Por ello es muy importante que prestemos particular atención a los materiales que rodean a nuestro bebé en sus primeros meses de vida, sobre todo en la cuna, donde el bebé pasará durmiendo ¡una media de 16 horas diarias!

En este sentido, BabyKeeper® cuenta con el certificado OEKO-TEX 100 de Clase I. Se trata del nivel más estricto de control de toxicidad, indicado para productos textiles que están en contacto directo con niños menores de tres años. Este certificado garantiza que nuestros colchones están libres de agentes tóxicos y que supondrán un entorno seguro para el descanso de tu bebé.

Optimus, minicuna y cuna en un único colchón ¡2 en 1!

Los colchones de cuna BabyKeeper® cuentan con su versión Optimus, preparada para crecer con tu bebé. Optimus es el único colchón que incluye tamaño de cuna y minicuna en un único modelo. ¿Cómo? Mediante un sencillo troquelado en el núcleo de cuna. Para ajustar el tamaño del colchón solo tienes que desencajar el troquel de la minicuna, ponerle su funda ¡y listo!

Previene el riesgo de asfixia y mantiene una temperatura corporal estable

Los bebés deben dormir boca arriba, es la recomendación de todas las asociaciones pediátricas y también la nuestra. Sin embargo, no siempre podemos controlar la postura en la que duerme nuestro bebé. Esta dificultad crece sobre todo a partir del tercer o cuarto mes, cuando los bebés son capaces de voltearse y decidir por sí mismos en qué posición quieren descansar. El colchón para bebés BabyKeeper® se caracteriza por su alta permeabilidad al aire, al menos un 90% frente al 3% que otros materiales como las espumas viscoelásticas, el látex o la espumación HR permiten en el mejor de los casos. Los extraordinarios materiales de BabyKeeper® permiten el paso del aire a través del colchón casi en su totalidad y proporcionan un descanso seguro. El núcleo de BabyKeeper® crea una especie de cámara de aire bajo el cuerpo de tu bebé. Esto ayuda a tu bebé a mantener una temperatura corporal estable y asegura que, en caso de volteo, pueda seguir respirando sin dificultad incluso a través del colchón.

¡Adiós sábana bajera! ¡Hola funda de colchón!

Con BabyKeeper® no es necesario, ni recomendable, usar sábana bajera. El núcleo y tejido exterior de los colchones para bebés BabyKeeper® están fabricados en materiales cuidadosamente seleccionados por sus excepcionales características de transpiración y permeabilidad al aire. De esta forma, prevenimos el riesgo de asfixia y favorecemos una temperatura corporal estable en tu bebé.

Los ensayos en laboratorios han demostrado que el uso de sábana bajera, y sobre todo de protector de colchón impermeable, reduce notablemente la transpirabilidad del colchón. Además, al contrario que el resto de ropa de cama, la funda de colchón BabyKeeper® ajusta perfectamente al núcleo del colchón. Aunque el bebé se mueva o tire de ella, se mantendrá siempre en su sitio. Te recomendamos que uses la propia funda como bajera y que, cuando compres un colchón de cuna BabyKeeper® incluyas una funda extra en tu pedido. Así tendrás quita y pon y podrás lavarla con tranquilidad cuando sea necesario.

El único colchón de cuna 100% lavable

Con BabyKeeper® no necesitarás sábanas bajeras ni protectores ¡porque es el único colchón de cuna 100% higienizable! Funda a la lavadora ¡y núcleo a la ducha! Con solo un enjuagón y un poquito de jabón neutro podrás mantener el entorno del bebé libre de ácaros y bacterias. ¡Así de fácil!