Whatsapp BabyKeeper

Estoy embarazada, ¿puedo tomar el sol?

Salud
June 14, 2016

Llega el verano y muchas mujeres embarazadas se preguntan si pueden tomar el sol durante la gestación. Si eres una de ellas, hoy te damos algunos consejos.

Las mujeres embarazadas sí pueden tomar el sol, aunque, con mucha precaución ya que la piel es más sensible en esta etapa. Es muy importante tomar medidas extra durante esta época del año ya que, debido a los cambios hormonales que se producen en el embarazo, pueden causar efectos secundarios en la piel.

Para evitar estos efectos secundarios en la piel, la principal recomendación para tomar el sol durante la gestación es utilizar protección que sea de un factor superior a 50. Siempre debemos aplicar la protección media hora antes de exponernos al sol. También es importante aplicar la protección después del baño y cada dos horas aproximadamente. Además, se recomienda evitar la exposición solar durante demasiado tiempo, sobretodo durante las horas centrales de sol, de 12:00 a 16:00 horas. Por ello, las mejores horas para tomar el sol será a primera hora de la mañana y última de la tarde.

Entre las consecuencias que puede tener una excesiva exposición solar en nuestra piel, es muy frecuente sufrir cloasma, una coloración oscura de la piel principalmente en el rostro, generalmente, en la zona de los pómulos y el labio superior. Este verano, hazte con un sombrero para protegerte durante la exposición, es lo más aconsejable.  Aunque la barriga no necesita protección especial adicional al resto del cuerpo, también debe protegerse.

La piel no es el único factor que puede verse afectado ya que en el embarazo existe un aumento de la temperatura corporal por lo que hay que tener en cuenta que debemos estar muy atentos para evitar un golpe de calor que pudiese afectar al feto.

Como siempre, una buena hidratación es fundamental, se aconseja beber 2 litros de agua al día.

Por supuesto, el sol tiene diversas propiedades positivas como la relajación, bienestar psíquico, mejora el estado de ánimo, prevención de la fatiga, fortalecimiento de los huesos, favorece la síntesis de vitamina D, facilita la absorción del calcio… En definitiva, el sol será una fuente de salud para la embarazada si se toma con precaución.

Dicho esto, si tomas nota de todos estos consejos, solo queda disfrutar del sol y del verano 🙂