La lactancia durante la noche

Salud durante el embarazo y maternidad
March 2, 2021

Los beneficios de la lactancia materna son indudables, puede incluso ayudar a prevenir la temida muerte súbita. Pero ¿cómo hacer más fácil y segura la lactancia durante la noche? Gemma Méndez de Mujeres Sabias nos da algunas pautas.


Gemma Méndez
mujeressabias.com
Matrona y coordinadora del equipo de paritorio del IMED
Asesora de lactancia IBCLC


Dar de mamar es una experiencia maravillosa pero como todas las cosas de la vida puede convertirse en una situación difícil de sobrellevar. Entre otras cosas, porque muchos bebés demandan muchas tomas por las noches.

Seguro que has escuchado que muchos bebés duermen toda la noche casi desde el inicio y eso te hace sentir que algo debes estar haciendo mal. Pero no, lo normal es que por la noche pidan mucho y muchas veces. Es importante para las mujeres poder comprender por qué sus hijos tienen este comportamiento, pero también poder estar tranquilas. Así podremos alargar los beneficios de la lactancia materna tanto tiempo como queramos. Entre ellos, prevenir la temida muerte súbita.

¿Por qué pide teta tantas veces tu bebé durante noche?

La leche se produce porque el cerebro de la mujer segrega una hormona que se llama prolactina. La succión intensiva de la noche genera un pico de prolactina por la mañana que asegura la producción de leche materna durante todo el día. Conforme avanza el día va disminuyendo la prolactina y, para que vuelva a aumentar, el bebé tiene que volver a ejercer ese estímulo intenso y frecuente. Por esa razón el bebé va a querer  realizar muchas tomas nocturnas. De manera instintiva, sabe que la lechita del día siguiente depende de las veces que mame en esas horas.

De hecho entre las 7 de la tarde y las 12 de la noche aproximadamente los bebés tienen la ‘hora feliz’. Es decir durante un rato bien largo (una o dos horas) solo quieren que mamar y llorar. A veces, mientras maman, se enfadan e incluso tiran del pezón… Ahí están diciendo que les gustaría que saliera más cantidad y más fácil.  Suena un poco cruel, que la naturaleza haya hecho que los bebés tengan que enfadarse para estimular. Pero si no se sienten así, no hacen unas tomas intensivas y el cerebro no reacciona y libera hormona suficiente para el día siguiente. 

Y es que es verdad lo que dicen: “los bebés vienen sin manual de instrucciones”. No nos pueden hablar, así que este es su forma de expresarnos que quieren un par de horas casi constantemente en la teta. El llanto va a provocar una reacción en la mamá, con lo que es una estrategia de lo más inteligente por parte de los bebés.

lactancia nocturna

¿Cómo ayuda la lactancia durante la noche a que tu bebé duerma?

Por otro lado, por la noche la leche materna va a tener unas sustancias (nucleótidos, prolactina, triptófano y melatonina) que le van a ayudar a conciliar el sueño (aunque al principio parezca que tenga el ciclo cambiado). La lactancia nocturna será una de las claves para cambiar el ritmo.

Estas sustancias también te ayudan a dormir a ti. Por eso al principio decía que es importantísimo saber hacerlo de manera segura, porque en una de esas te puedes dormir y si no tienes bien colocado al bebé podrías tener un accidente.

¿Cómo puedo dar el pecho de manera segura durante la noche?

La postura en que ofreces el pecho al bebé es importantísima, lo más seguro es tumbados ambos dos de lado. El bebé tiene que estar apoyado sobre el colchón, no sobre tus brazos.

Al principio, cuando es muy pequeño su cabeza y su espalda es recomendable que estén alineados durante la toma, es decir, que esté tumbado de lado, barriga con barriga contigo. Cuando vaya creciendo será capaz de tener el cuerpo mirando hacia el techo de la habitación y la cabeza ladeada hacia tu pecho.

Esto es importante porque, cuando deja de mamar, es vital que se quede tumbado boca arriba, con lo que si es muy pequeño tendrás que estar pendiente de girarlo. En ese momento tienes dos opciones, dejarlo a tu lado en la cama o ponerlo en su cuna. La Sociedad Española de Pediatría recomienda el uso de cunas colecho o sidecar como método más seguro si lo que se desea es tener al bebé lo más cerca posible.

Lo más importante en la lactancia durante la noche es que no le des de mamar sentada ni tumbada en la cama o en el sofá, porque van a ser muchas noches y en esa postura es normal que alguna de ellas el sueño te pueda y acabes durmiéndote sin querer, con lo que podría caerse o quedar su cabeza ‘atrapada’ y ahogarse. Si estando tumbada con tu bebé mamando a tu lado te durmieras es menos probable que esto sucediera.

También de puede interesar: Cómo y cuándo comenzar con la lactancia materna