Whatsapp BabyKeeper

¿Es seguro utilizar el ruido blanco con los recién nacidos?

Salud durante el embarazo y maternidad
2019 M12 5

El ruido blanco es el sonido que contiene todas las frecuencias a una misma potencia. Se llama así porque se comporta como el equivalente visual de la luz blanca, ya que esta contiene todas las frecuencias de la gama cromática. Ejemplo de ello, para que entiendas de que se trata, sería el secador de pelo, la aspiradora, la campana o un ventilador. También lo sería el sonido emitido por la televisión o la radio cuando no están sintonizando ninguna cadena. Incluso la naturaleza tiene elementos que lo emiten como son la lluvia o el romper de las olas del mar en la orilla. Actualmente existen Apps y web donde puedes reproducirlo.

¿Es seguro utilizar el ruido blanco con los recién nacidos?

Lo cierto es que puede resultar una herramienta eficaz ya que logra que el nivel del umbral auditivo alcance su velocidad máxima. Esto significa que, en presencia de este tipo de sonidos, los estímulos auditivos más intensos son menos capaces de activar la corteza cerebral. Sin embargo, no hay estudios concluyentes sobre el beneficio no perjuicio de su utilización. Aunque algunos expertos no lo recomiendan ya que puede producir efectos negativos en el desarrollo del bebé. “El ruido blanco se considera un ruido aleatorio sin patrón reconocible, pero ojo que sigue siendo un ruido. En bebés recién nacidos parece calmarlos por su semejanza al sonido amortiguado que escuchan dentro de la placenta. No obstante, no está claro del todo que los calme pasado el mes de vida. Se llegó a demostrar que, si el ruido blanco era potente sí que calmaba al bebé, pero creo, sinceramente, que más bien lo aturdía. Usarlo con frecuencia parece producir inmadurez en el habla y en el desarrollo del área sensorial del oído”, explica Tomás Zamora, director del departamento de innovación en el European Sleep Care Institute (ESCI) y especialista en descanso.

Al hilo de lo comentado por Zamora, un estudio británico publicado en 1990, realizado aproximadamente con cuarenta bebés con dificultades para dormir desveló que hasta el 80% de los niños que escuchan el ruido blanco se durmieron en cinco minutos, mientras que solo el 25% de los niños sin este sonido pudieron conciliar el sueño solos con la misma rapidez.

¿Es seguro utilizar el ruido blanco con los recién nacidos?

Otro de los estudios existentes es el realizado por la Academia Americana de Pediatría. En este estudio, la AAP señala que muchas máquinas exceden los límites de decibelios recomendados para los bebés. En la investigación se examinaron 14 máquinas generadoras de ruido blanco. Según los resultados obtenidos, todas ellas excedían los límites de ruido recomendados para bebés (fijados en 50 decibelios), algo que según los autores podría afectar a la audición, al habla y al desarrollo del lenguaje de los niños expuestos de forma regular a estos aparatos. “Si hay ruido de base (obras, tráfico, música, etc.…) al sumarle ruido blanco parece reducir la cantidad de arousals (sustos) en bebés durmiendo. Sin embargo, por lo general, la evidencia dice que es mejor que no se use como método para calmar al recién nacido o inducirle al sueño. Se suele preferir la versión humana del ruido blanco que son esos sonidos con la boca (ssshhh) que forman parte de las conocidas como 5 ‘s’: swaddlling, shushing, stomach position, swinging, shucking”, concluye Zamora.

Y tú, ¿Has utilizas el ruido blanco con tu bebé?

Cuéntanoslo en nuestras redes sociales 😜