¿Qué prueba de embarazo es más efectiva: sangre u orina?

¿Qué prueba de embarazo es más efectiva: sangre u orina?
Salud
September 26, 2019

A la pregunta de qué prueba de embarazo es más efectiva la de sangre o la de orina la respuesta es que ambas son altamente fiables, pero sí hay diferencias entre ellas, entre ellas el tiempo de detección. Cabe señalar que ninguna tiene riesgo.

El embarazo se detecta gracias a la hormona gonadrotropina coriónica humana (hCG), que por norma sólo se produce durante el embarazo. Ésta se origina por la placenta poco después de que el embrión se haya adherido a las paredes del útero. Además, se acumula rápidamente a los pocos días de que se haya producido el embarazo. Este cambio en las hormonas es lo que desencadena la mayor parte de los síntomas en estos primeros días.

¿Qué prueba de embarazo es más efectiva: sangre u orina?

Tal y como se comentaba, ambas son efectivas y la principal diferencia entra ambas pruebas es la posibilidad de hacerla en casa y las semanas en las que se detecta el embarazo.

A la pregunta de qué prueba de embarazo es más efectiva la de sangre o la de orina la respuesta es que ambas son altamente fiables, pero sí hay diferencias entre ellas, entre ellas el tiempo de detección. Cabe señalar que ninguna tiene riesgo.

El embarazo se detecta gracias a la hormona gonadrotropina coriónica humana (hCG), que por norma sólo se produce durante el embarazo. Ésta se origina por la placenta poco después de que el embrión se haya adherido a las paredes del útero. Además, se acumula rápidamente a los pocos días de que se haya producido el embarazo. Este cambio en las hormonas es lo que desencadena la mayor parte de los síntomas en estos primeros días.

¿Qué prueba de embarazo es más efectiva: sangre u orina?

Tal y como se comentaba, ambas son efectivas y la principal diferencia entra ambas pruebas es la posibilidad de hacerla en casa y las semanas en las que se detecta el embarazo.

Prueba de embarazo más efectiva

La analítica de sangre puede determinar el embarazo entre el 7 y 12 día después de posible concepción, puede detectarlo antes de la primera falta del periodo con una precisión del 99%. Además de la confirmación del embarazo, la prueba de sangre también proporciona información sobre el embarazo ya que si se encuentra en una concentración menor de la debida puede tratarse de un embarazo ectópico (el óvulo de implanta fuera del útero) o si la concentración es mayor puede tratarse de un embarazo múltiple. Entre las desventajas está que la prueba hay que realizarla en un consultorio médico o laboratorio.

La prueba de orina para detectar el embarazo se puede realizar en casa y en la farmacia hay multitud de kits para poder realizarlo. Tienen una efectividad del 97%, son fáciles de utilizar y puede detectarse el embarazo una semana después de la primera falta o como muy pronto 14 días después del día que se tiene sospecha que se pudo quedar encinta.

Sin embargo, si el resultado en ambas pruebas es positivo, a falta de confirmarlo con una ecografía, se puede asegurar que estás embarazada. Si el resultado de la prueba de orina es negativo, se debe repetir la prueba pasada una semana. El negativo puede ser debido a que se ha hecho demasiado pronto o porque se ha realizado incorrectamente.

¿Cómo hacer la prueba de embarazo?

La analítica en sangre se realiza en el centro médico o en un laboratorio y es exactamente igual que cualquier otra analítica. Para realizar la prueba de orina tras comprar el kit necesario en la farmacia se debe orinar, dada la alta sensibilidad da igual el momento del día en el que se haga, en un recipiente. Una vez recogida la orina se procede a sumergir durante unos segundos la tira reactiva en ella. Pasado un minuto, las rayitas de control indicarán si el proceso se ha efectuado correctamente y tres o cuatro minutos después se conocerá el resultado.

Síntomas del embarazo

Los síntomas del embarazo varían en función de la mujer, pero la falta de menstruación es el síntoma más común. A éste se le pueden sumar:

  • Mayor hinchazón y sensibilidad en los pechos.
  • Cansancio.
  • Sueño.
  • Orinar con mayor frecuencia.
  • Náusea y vómitos.
  • Sensación de hinchazón en el abdomen.
  • Aversión a algunas comidas.
  • Alteración en los sentidos del olfato y el gusto.
  • Ligero sangrado.
  • Dolor de cabeza y de espalda.
  • Mareos.
  • Cambios de humor.